miércoles, 8 de agosto de 2007







“Donde con toda seguridad
encontrarás una mano que te ayude
será en el extremo de tu propio brazo.”

Napoleón Bonaparte


Por supuesto que siempre habrá alguien que pueda ayudar, pero el que cómodamente solo espera que otro venga en su rescate corre el riesgo de que el auxilio no llegue a tiempo. Antes de pedir a alguien que actúe o piense por ti trata de encontrar tus propias soluciones y atrévete a llevarlas a cabo. Sí no realizas tu propio esfuerzo, ni Dios podrá hacer lo suficiente por ti.









“El trabajo pesado
es por lo general
la acumulación de tareas
que no se hicieron a tiempo.”

Henrry Cook


Sí haces lo que tienes que hacer, en el momento en que lo debes hacer y lo haces correctamente, de seguro no tendrás cargas muy pesadas y tu eficiencia será mayor.






“La mente es como un paracaídas,
solo se abre cuando se usa.”

Enrique Gómez Gordillo


Sí solo usas la mente para realizar cosas mecánicas, estás desperdiciando el gran potencial que Dios te dio al elegir que nacieras como humano, en la medida que también te ocupes en resolver problemas, crear cosas nuevas o mejorar las ya existentes, tu mente te dará respuestas y hará más preguntas, es decir se abrirá al conocimiento de la realidad como premisa del cambio.







Publicar un comentario